4 mar
Respiración tántricaEl Tantra es una herramienta muy buena para que funcione nuestra relación de pareja, no sólo a nivel sexual, sino que permite una sintonía general en las distintas áreas de la vida que pueden compartirse con el otro (convivencia, hijos, proyectos en común…).
Por supuesto, el tantra permite que las relaciones sexuales sean mucho más placenteras. La clave, entre otras, está en la respiración. El occidental está lleno de prisas y de ansias, por eso algo tan sencillo como aprender a respirar de un modo tántrico puede resultar todo un reto. Sin embargo, si hay disposición por ambas partes de intentarlo, comprobaréis que aumenta el deseo y la sintonía.
¿Qué tiene de importante la respiración tántrica?
Respirar es vida y sincronizar nuestra respiración con el otro implica sincronizar nuestras vida.
Imaginemos que cada uno de nosotros somos un instrumento musical. Si intentamos generar una melodía sin haber afinado antes sonará una melodía más o menos interesante. Pero si antes de ponernos a tocar, afinamos bien nuestros instrumentos para que toquen en la misma clave, cuando decidamos dar el paso a crear una hermosa melodía juntos el resultado será excepcional.
Así pues, cuando sincronizáis vuestra respiración antes de tener relaciones sexuales, lo que estáis haciendo es afinar vuestro cuerpo, vuestro corazón y vuestra mente para vibrar el instrumento en completa sintonía. Este sencillo gesto hará de la experiencia algo mucho más relajado, divertido y placentero.
¿Cómo se realiza la respiración tántrica?
Creando un circuito de respiración que debe ser sostenido durante el mayor tiempo posible. Permitiros ser intuitivos, probadlo y sentid cuándo es el momento de empezar a tocar la melodía.
El circuito se crea de la siguiente manera: mientras uno exahala, el otro inhala su respiración. Acto seguido el otro exhala y al uno le toca inhalar ahora la respiración de la pareja. Como ves es muy básico. Se trata de que ambos inhaléis la respiración del otro para impregnaros lentamente de su ser, de su vida.
Conviene que las respiraciones sean profundas y lentas. Muy relajadas. Y lo ideal sería empezar desde lejos e ir acercando lentamente vuestros rostros hasta que estén prácticamente pegados, pero sin tocarse.
Después de un tiempo considerable, realizad el acercamiento con un beso apasionado. Pues sería una buena manera de poner en marcha la melodía de la que estáis a punto de disfrutar.
¡Que os divirtáis!
Eva Moya
El árbol de los sentimientos

3 comentarios

  • Buenísimo el artículo, lo pondré en práctica.

  • El Sexo y la Buena Educación « Blog – Twin Shoes

    […] nuestra intimidad como queramos. Os recomendamos los artículos “Tocar el Corazón” y “La Respiración Tántrica” que, en esta página, escribe la antropóloga y escritora Eva […]