27 abr

Cualquier mínimo detalle, siempre que se haga con sentimiento y corazón nos produce felicidad y bienestar tanto a la persona que lo hace como a la que lo recibe. No es necesario el dinero para hacer feliz a alguien y cualquier momento es perfecto para sorprender:

Lo que cuenta no es lo que se da, sino el amor con el que se da.

Lo que cuenta no es lo que se da, sino el amor con el que se da

Sin comentarios