3 jun

Cuando nos enamoramos parece que nuestra mente no ha tenido nada que ver en esa decisión, pero en cierta manera eso no es cierto.

elegir parejaNormalmente atraemos a las personas por lo que proyectamos. Si eres una persona feliz seguramente encuentres a una persona feliz, si estás en pasando por un mala situación puede que no sea el mejor momento para encontrar pareja puesto que atraerás a personas que están pasando por una situación parecida o personas a las que le gusta hacer el papel de salvadoras y que puedan crear una especie de dependencia que aunque en un primer momento te puedan subir la autoestima, más tarde te pueden ir anulando.

La pareja adecuada es aquella que comparte valores y proyectos en común contigo, en Twin Shoes, página web de búsqueda de pareja estable el test de afinidad está basado en estos pilares fundamentales.

A la hora de buscar pareja, tiene una importancia aún mayor, la autoestima:

  • Una autoestima alta nos ayuda a saber cuál es la persona que nos conviene, si comparte realmente nuestros valores y si podemos hacer un buen equipo. Encontraremos personas que nos admiren y que no quieran ser dueños/as de nuestras vidas.
  • Por el contrario una autoestima baja nos hace ver a las posibles parejas como salvadoras, como nos creemos poco veremos como una virtud actitudes que son básicas y los defectos los perdonaremos. Dejaremos que manipulen nuestras vidas y nos pueden hacer creer que todo lo bueno que hemos conseguido en la vida es gracias a ellas/os.

Con una autoestima baja es mejor no comenzar ningún tipo de relación, para poder compartir la vida con otra persona, es primordial tener primero las riendas de nuestra vida. Cuando te sientes bien contigo mismo/a aparecerán en tu vida personas que estén igual que tú. Así que si estás pasando por un mal momento, primero ámate a ti mismo/a antes de comenzar una relación, porque puede ser “peor el remedio que la enfermedad”.

Sólo podremos llegar a la felicidad completa cuando entendamos que el amor nos hace feliz a nosotros mismos.

1 comentario