31 oct

Continuamos la historia del estupendo relato de amor” La Duda de Teresa”, los que os habéis perdido la primera parte aquí la tenéis: La duda de Teresa (1ª parte)

2ª Parte de “La duda de Teresa”:

“…..-Me recuerdas a una muchacha que conocí cuando tenía tu edad, fue mi gran amor.

En ese momento yo no sabía cómo actuar, sinceramente no sé si me apetecía escuchar a ese simpático señor, dado mi estado de ánimo, pero me di cuenta de que no perdería nada, por lo que volví mis ojos hacia los suyos dándole paso.

mirada profunda-“Te parecerá una tontería, niña, pero lo que te voy a contar no se lo he contado a nadie. Hoy cuando te vi aquí sentada supe que este era el momento de desahogarme, verte a ti fue como verla a ella, Teresa. Bueno, te explico, cuando yo tenía 32 años me fui de viaje con unos amigos, mi boda se acercaba y decidí aprovechar mis últimos días de libertad, por así decirlo. La intención del viaje no era de despedida de soltero, sino de reunión de amigos. Nos fuimos todos a la montaña a casa de uno de mis compañeros, pegada a su casa tenía otra vivienda su prima, que casualidad de la vida se había ido a pasar unos días con sus amigas.

Cuando llegamos a casa de la prima de Juan, sentada en un banco, estaba Teresa. Yo miré lo más discretamente posible, aunque no podía apartar la vista de sus enormes ojos de gata, cuando se clavaron en los míos supe que ella sería el gran amor de mi vida, por un instante me olvidé de todo, hasta de mi compromiso.

Teresa se levantó y elegantemente, como siempre, se acercó a nosotros y se presentó. Bueno imagínate, fueron siete días los que pasé con Teresa en la montaña, los siete días más emocionantes de mi vida.

Pero fui cobarde, sí, lo fui.

Cuando llegó la despedida no me atreví a decirle nada, pensé que ella lo haría pero tampoco lo hizo; entonces, de camino a casa pensé que esa mujer no era la adecuada para mí, la veía demasiado segura y me volvían a la cabeza unas frases que me dijo el primer día que me quedé a solas con ella ¿Sabes qué me confesó? Que nunca se había enamorado. Creía que si nunca le había pasado era imposible que le pudiera ocurrir conmigo, porque aunque yo me consideraba apuesto e inteligente, sabía de pretendientes de Teresa y pensaba que yo no tendría nada que hacer, hasta un cantante importantísimo de esa época quedó prendado de ella, y no me extrañaba porque la verdad es que además de su belleza, tenía como un aura que la rodeaba que por donde pasaba dejaba huella. Todo lo que hacía estaba bañado de una gran seducción, su mirada podría apaciguar a la bestia más furiosa de este mundo y sus andares, sus andares me hacían perder la cabeza…”

Continuará

Autora: Nubia

2 comentarios

  • sexshopOnline

    interesante historia, espero la siguiente parte.

  • Relato de amor: La duda de Teresa (4ª y última parte) | Buscar Pareja Estable | Twin Shoes: Blog del Amor

    […] La duda de Teresa (2ª parte) […]