Archivos de la etiqueta ‘destino y amor’

17
oct

La vida es saber elegir

por editor en Crecimiento Personal, Opinión, Poemas y poesías de amor

Conocemos a alguien. Nos da una pizca de su ser,  y nos creemos que hemos encontrado a alguien especial con quien compartir nuestros momentos. ¿Por qué? ¿Cuál es nuestro margen de flexibilidad a la hora de encontrar pareja?

Cuando tenemos ansia de encontrar pareja… ¿bajamos nuestros valores personales a la altura de lo que se nos presenta? ¿Disfrazamos a nuestro gusto la realidad para volverla a nuestro interés? ¿Cómo ser objetivo en la toma de decisiones cuando el amor nunca lo es?

Complicado.

A veces la vida nos pone a prueba. Quizás en momentos en los que uno desea algo con mucha fuerza no es capaz de reconocer que lo que se le presenta no es lo que esperaba esperando.

chica mirando al marEjemplo: Si tienes ansia de chocolate y vas a la cocina en busca de un par de onzas y no las encuentras, seguramente te acabes comiendo algo que haya por la alacena que tenga virutas de chocolate. No es lo que buscabas, y lo sabes, pero en aquella decepción que te llevaste al no encontrarlo, necesitas engañar a tu mente con algo que lo supla para satisfacer tus necesidades.

Seguramente disfrutes con las virutas de chocolate, y te gusten, e incluso repitas. Y eso está muy bien, porque a veces probar cosas nuevas que no haríamos como acción mecánica nos lleva a encontrar sabores estupendos y momentos especiales. Pero tienes que ser consciente que las virutas son virutas y que nunca les podrás pedir que sean onzas de chocolate.

De esta forma yo me dejé llevar por un amor de verano.

La última relación que había tenido tuvo un principio tan bonito que olvidarme de ella fue un proceso muy lento en el tiempo y en mi mente. Demasiado. Me relajé en superarlo.

Está muy bien darse un tiempo prudencial tras una ruptura. Pero, después de eso, hay que volver a tener Leer el resto de esta entrada »

17
jun

El hilo rojo que nos conecta

por editor en Citas sobre el Amor, Curiosidades

Hace un tiempo nos encontramos este pequeño relato de amor de dos frases que nos fascinó, trata de una leyenda  que dice si dos personas están destinadas a estar juntas lo lograrán puesto que les une un lazo rojo que les hará no perderse a lo largo de la vida:

Un hilo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, el lugar, ni la circunstancia. El hilo se puede estirar o enredar, pero nunca se romperá”.

Este fantástico “cuento” llamado el “cordón rojo del destino” proviene de Asia oriental, concretamente de China y Japón. Según su mitología los dioses atan un cordón rojo alrededor del tobillo (cultura china) o el dedo meñique (cultura japonesa) a las personas que están destinadas a encontrarse a lo largo de la vida independientemente de las circunstancias y lugares.

Un hilo invisible conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar el tiempo, el lugar, ni la circunstancia. El hilo se puede estirar o enredar, pero nunca se romperá.

En relación al amor tiene similitud con el “alma gemela” de la cultura occidental y aunque no se sabe en qué lugar ni de qué modo encontrarás a tu compañero/a de vida están convencidos de que esas dos personas acabarán juntas puesto que el hilo rojo no se rompe nunca y esto ayudará a que no se pierdan y a encontrarse. Nos recuerda un poco a la película Serendipity que dejan la relación completamente en manos del destino.

Otros datos de interés que encontramos sobre esta mágica leyenda del hilo rojo invisible del destino son:

  • El significado de que el hilo rojo se ata alrededor del dedo meñique, según la mitología japonesa, viene dado porque la arteria unlar conecta al dedo meñique con el corazón, por lo Leer el resto de esta entrada »
30
may

Tú y yo coincidiendo en el mismo lugar

por editor en Citas sobre el Amor, Frase e imagen de amor del día, Opinión, Poemas y poesías de amor

¿Crees que las casualidades existen o nuestro destino ya está predestinado?

Existen numerosas películas, canciones, relatos, poesías que hablan de que si dos personas están predestinadas a encontrarse se encontrarán por muchos obstáculos y/o pruebas que le ponga la vida. Uno de los largometrajes que trata de este tema y deja una relación sentimental completamente en manos del destino es la película protagonizada por John Cusack Kate Beckinsale «Serendipity«.

Nuestras vidas pueden verse como un cúmulo de «casualidades» enlazas y hoy estamos en este lugar por el acontecimiento de cada una de ellas. Aunque también hay que tener en cuenta  que nuestras decisiones, algunas a las que llamamos cruciales y otras que consideramos completamente insignificantes, son las que realmente cambian el rumbo de nuestras vidas. Por ejemplo: podríamos decir que una decisión importante es decidir estudiar  una carrera u otra y quizás pensamos que una decisión insignificante es decidir si vamos a un bar u otro a tomar un aperitivo. Aunque no seamos conscientes de ello cualquiera de las dos decisiones tiene la misma importancia y la vida siempre nos puede sorprender en el lugar menos inesperado.

Siguiendo el ejemplo anterior, respecto al amor, puede pasar que conozcas al amor de tu vida en las prácticas de la carrera o que sea el camarero/a que te ha atendido en el bar donde decidiste tomar el aperitivo ;)

Lo que está claro es que cuantas más probabilidades creemos para conocer a una persona que nos guste, más garantía de éxito. Siguiendo en el terreno sentimental, tiene más probabilidades de encontrar una pareja la persona que se relaciona con más gente puesto que tienen muchos compañeros de trabajo, sale con amigos, se registra en  páginas especializadas en la búsqueda de pareja estable, como Twin Shoes, etc. Que una persona que en su día a día no interactúa con otras personas ya sea presencialmente o por Internet.

La frase del título de este artículo «Tú y yo coincidiendo en el mismo lugar» es más fácil que ocurra si ambas personas ponen de su parte. A continuación os dejamos un breve relato de Andrés Eduardo que nos encanta y en el que nos hemos inspirado para hacer este post, esperamos que os guste tanto como a nosotros:

Relato de Andrés Eduardo

«Hubiéramos podido cruzarnos por ahí sin vernos, mirando hacia otro lado, distraídos… O haber pasado a diferentes horas por el mismo lugar, o no Leer el resto de esta entrada »

11
ene

Imagen y frase de amor del fin de semana: Sábado 11 de Enero del 2014

por editor en Citas sobre el Amor, Frase e imagen de amor del día

Hay personas que nos cambian la vida de un día para otro, puede que sea la primera vez que las veamos o que conociéndolas de antes, en un momento dado, nuestro sentimiento hacia ellas cambie, te das cuenta de que te has enamorado! Nos gusta mucho la frase de la imagen de amor de hoy porque describe a la perfección esa sensación:

Así, sin buscarte, apareciste dando golpes en mi existencia y retumbando en mi alma. Qué bárbaro el destino! Traerte así, sin avisar!

Así, sin buscarte, apareciste dando golpes en mi existencia y retumbando en mi alma. Qué bárbaro el destino! Traerte así, sin avisar!

27
sep

Relato de amor: Tres

por editor en Opinión, Poemas y poesías de amor

TRES

Tres veces he tenido que empezar a escribir líneas sobre ti para que mi subconsciente no me haga empezarlas con un «no». Si hablo sobre ti prefiero empezar con un «tres» que con un «no».

Ángel en la playaTres sería el número que cumpliríamos si quisiera volver a verte. Tres sería el número de días que habría caído en tus labios si me dejase llevar más allá del mundo consciente y me moviese sólo por las ganas que tengo de volverte a ver; de volverte a sentir entre mis brazos; de volverte a mirar hablándote sin hablar y escuchando una vez más eso que me dices sin pensar… cuando te pones serio y me preguntas sin que yo te pueda contestar: ¿Sabes que estamos destinados a esto, verdad? Contesto un «sí», pero sólo para mis adentros mientras te vuelvo a besar y me pregunto cuánto tiempo ha de pasar para que te atrevas a desvelar que aún tienen algo dentro que no me has querido contar… Y, sin preguntar, observo como te vuelves loco siempre que tu piel quiero rozar y me cuestiono si es que hay algo más que hará que algún día te llegues a sincerar.

Son cosas que no se pueden controlar: mirarte y no temblar, besarte y no suspirar, que cierres los ojos y no cuestionar.

Me ducho y trato de que parte de mi atracción por ti se escurra con el agua, aún sabiendo que sólo se purificará.

Y si duermo a tu lado… es sólo tumbarse a esperar.

SouqueS