23 abr

conversación pareja Cuando dos personas se están conociendo hay unos momentos muy incómodos, los que ocupan los silencios… Es cierto que siempre hay quien los provoca, argumentando que quiere encontrar una pareja donde los silencios no sean incómodos y poder disfrutar de ese momento de complicidad… Pero otra gran parte de personas prefieren que sus primeros encuentros transcurran entre conversaciones fluidas y espontáneas, donde los silencios vayan llegando de forma natural.

Y ¿Cómo llenamos esos silencios? Pues… hablando. Es decir, sin preocuparnos en exceso de meter o no meter la pata. Pensemos que en caso de meter la pata, ese momento siempre puede ser recordado como una anécdota. Partimos de una base, que se puede hablar de todo y preguntar cualquier cosa, siempre que lo hagamos de forma correcta y aceptemos la negativa de la otra parte a responder o a cambiar de tema.

Está claro que hay temas más sensibles que otros, como por ejemplo la política, es un tema recurrente en algunas personas para provocar una participación, casi garantizada, por la otra parte… Temas ya más delicados, son todos aquellos que tratan de enfermedades o problemas familiares, judiciales…. Por ello, si queremos sacarlos en nuestra conversación hemos de evitar dramatismos y recrearnos en comentar aspectos que puedan herir sensibilidades o ahondando en nuestro dolor.

Por otra parte, es conveniente hacer el esfuerzo de participar en las conversaciones que se nos proponen o ir incorporando temas nuevos…, pues suele resultar muy frustrante que al final de una cita una de las partes se dé cuenta que no ha parado de hablar, probablemente por los nervios al estar a nuestro lado.

Como hace tiempo escuché: “¿Qué es la pareja sino una larga conversación?”.

Logo Galicia Protocolo

Autora: Galicia Protocolo

Twitter:@galipro

Sin comentarios