29 may

El post de hoy es uno de los más emotivos de la historia de este blog. A excepción de esta pequeña introducción está escrito por una pareja que se ha conocido a través de Twin Shoes: es una historia real, cargada de sentimientos y queremos agradecerles enormemente a esta pareja el compartirla con todos nosotros.  Muchas gracias de todo corazón por compartir vuestros sentimientos!!!

NUESTRA HISTORIA DE ÉXITO:

“Nos desvirtualizamos para realizarnos”

“Tienes un mensaje sin leer”…. La curiosidad me invade y leo un escueto mensaje. Automáticamente clico en el perfil del remitente y….pienso para mis adentros, mientras Historia de éxito Twin Shoesleo su perfil: “¡vamos hombre! ¿te piensas que YO voy a responder a tu mensaje? no tienes el perfil que me interesa”, pero aún así le respondo escueta y secamente. Mientras yo le contesto al mensaje, él comienza a hablarme por el chat. Yo, sin muchas ganas, le voy respondiendo, con ánimo de que se canse y se despida amablemente de mí, pero lo cierto es que me va ganando frase a frase. Sin presiones, sin chantajes, la conversación fluye animadamente. Él no se siente amenazado por mi desconfianza y recelo… el tiempo vuela, un día, otro día… hasta que decidimos “desvirtualizarnos” para  “realizarnos”. Llueve a mares… y allí está él, esperando por mí en la cafetería…¡en chándal!, pero su cara agradable y sus ojos sinceros me animan a sentarme. Mientras nuestro primer encuentro tiene lugar yo ya tengo claro que ese maravilloso carácter y esos ojos sinceros y cariñosos me han conquistado. En él no existen ni la censura ni el reproche, no me veo a mí misma como una loca obsesionada mirando mi teléfono y mi correo electrónico… todo fluye, como  aquel vago recuerdo que aún conservo de lo que tiene que ser una relación de verdad y que una vez, hace tiempo, viví.

Él y yo sabemos que luchamos contra un gran enemigo: el miedo (a sufrir, a que nos hagan daño, a hacer daño, al rechazo, a no ser correspondidos…). Pero ambos lo hemos dejado claro y queremos luchar contra él y vencerle, y  lo cierto es que desde nuestro primer encuentro nos hemos hecho inseparables y cada día es mejor que el anterior. Tengo la sensación de que llevo años con él.

Yo me pregunto ¿es ésta una oportunidad real?, y él, cómo si él adivinase mis pensamientos, me dice: “nunca pienses que es demasiado bueno como para ser verdad, porque te equivocarías: es demasiado bueno y es real”.

Firmado: CM

Sin comentarios