20 feb

Muchas veces invertimos demasiado tiempo y esfuerzo en arreglar relaciones que ya se han roto completamente. Si ya has puesto todo tu empeño en salvar la relación pero no hay forma de hacerlo,  ten muy presente esta frase:

Si ya no brilla, olvídalo. Bombilla rota no se arregla, se cambia por otra.

Si ya no brilla, olvídalo. Bombilla rota no se arregla, se cambia por otra.

Sin comentarios