10 jul

Las relaciones sentimentales tienen que aportarnos alegría, comprensión, felicidad, apoyo y, por supuesto, más momentos buenos que no tan buenos. Los dos integrantes de la pareja tienen que ganar con la relación y si este no es el caso nos podemos encontrar ante una relación tóxica.

Normalmente las relaciones tóxicas son:

  • Desilusionantes, dañinas, agobiantes y enfermizas.parejas tóxicas
  • Se pasa del bienestar a lo contrario en pocos segundos.
  • Existe la duda de si se es amado/a.
  • Producen desgaste tanto emocional como físico.
  • Tienen más momentos de sufrimiento que de alegrías.
  • Producen heridas y tristeza.
  • “La culpa” es una de las palabras más utilizadas.
  • Las peleas y la indiferencia es una constante.
  • Te bajan la autoestima.
  • Los celos suelen estar presentes.
  • Te sientes manipulado/a.
  • Pueden llegar a transformar a una persona.

Son relaciones que suelen comenzar cuando una o ambas personas que forman la pareja estaban en una situación de frustración y/o baja autoestima.

Sí es posible salir de esta relación y decir adiós a esta pareja tóxica, para ello debes:

  • Ser consciente de que estás en una relación de este tipo.
  • Tomar la decisión de querer cambiar esta situación.
  • Sentirte preparado/a para llevarla adelante.
  • Hablar con tu pareja.
  • Es aconsejable buscar ayuda profesional como puede ser un psicólogo/a.
  • Dejar atrás el rol que asumiste en la relación.

Recuperada la autoestima y la libertad, siendo consciente de que la primera persona de la que debes cuidar es de ti mismo/a y teniendo presente que una relación es para compartir y ser más feliz y, no todo lo contrario, será más fácil salir de este tipo de relaciones.

Recuerda: “El respeto comienza con uno mismo” Nathaniel Branden.

4 comentarios

  • Ninguna relación es perfecta pero es importante saber diferencia de un problema pequeño a vivir en una relación dañina y que nos afecte, como dice en este artículo http://www.1001consejos.com/relaciones-toxicas-de-pareja muchas veces ni siquiera somos conscientes del tipo de relación que tenemos y nos parece normal discutir constantemente con nuestra pareja.

    • Hola Fernanda. Tienes mucha razón en todo lo que dices y el artículo que nos recomiendas nos ayuda a indagar más sobre este tipo de relaciones que deberíamos evitar o transformar hacia otras sanas y de calidad. Muchas gracias por tu aportación. Un saludo.

  • Yo estoy pasando por una relación muy muy pero muy requete muy difícil… Existe un sentimiento de por medio, pero hay muchisisisísima inestabilidad. El balance de una buena convivencia es muy delicado y con cualquier gesto, palabra mal encaminada o mal entendida, rompe con todo. Los momentos felices, agradables, estables, son muy pocos y siempre son precedidos o antepuestos por problemas, amenazas de ruptura, indiferencia obligada, reproches (los mismos siempre), en fin… Es confuso cuando todo esto sucede y sucede muy rápido. Escenas de celos enfermizos y por absurdos, con consecuencias muy dolorosas. No puedo tener relación con mis amigos varones y ni hablar de las hembras de mi especie. Todo lo que sea una hembra de mi especie que tenga contacto visual, oral y sobre todo físico, me causa problemas muy fuertes con ella… Sinceramente no tengo el valor, el coraje, para terminar con esto. Perdí mi dignidad, mi autoestima, mi valor, mi amor propio y cuando se enoja (casi por cualquier cosa) ya sea por su trabajo, por su mamá y sus hermanos, o se acuerda de algo de mi que le molesta, me ignora, deja de hablarme, se aleja de mi, en fin. Minutos más tarde, termino arrastrándome a ella y eso sé que no es bueno… Pero no se ni que hacer, ni como terminar con esto. He intentado dialogar con ella al respecto, pero sólo da resultado algunos minutos, tal vez un par de horas y después, todo igual o peor… Me siento devastado!… Esto me está aniquilando. Siento que es peor que una droga y no se como cambiarlo…

    • Hola Raúl!
      Por lo que nos comentas tú estás viviendo según la categorización del amor del psicólogo John Alan Lee un amor posesivo. Este tipo de relaciones son una montaña rusa, no son saludables y no nos hacen felices. Has descrito a la perfección como funcionan: celos, amenazas, culpas… Y qué es lo que ha provocado en ti: baja autoestima, miedos, inseguridades…
      Nuestra recomendación es que acudas a un especialista, has dado el paso más importante que es aceptar el tipo de relación que mantienes y saber perfectamente que no te conviene y querer cambiar esta situación.
      En estas situaciones es recomendable que vuelvas a encontrar tu esencia, tu valor, tu personalidad. Tú debes ser el primero que te respetes para decir “no” a las amenazas, celos, e indiferencias. Se puede vivir sin todo eso y tú vas a conseguirlo.
      Desde aquí te mandamos todo nuestro apoyo y ánimos.
      Amar tiene que ser una experiencia positiva y nunca lo contrario!
      Para cualquier consulta que necesites aquí estamos.