31 mar

Sabemos que muchas de las personas que leen estos artículos se esfuerzan mucho por conseguir algo, como por ejemplo y centrándonos en el tema central de este blog: el Amor.

Hay momentos en los que creemos que no estamos recogiendo los frutos que nos merecemos y nos desesperamos, por ello os invito a leer este cuento de autor desconocido que nos da una gran lección:

bambú japonés“Cuando se siembra una semilla de bambú japonés, hay que regarla y abonarla constantemente.
Durante los primeros meses, no sucede nada apreciable. En realidad, no pasa nada con la semilla durante los siete primeros años, a tal punto que un cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas estériles.
Sin embargo durante el séptimo año, en un periodo de sólo seis semanas, la planta de bambú crece más de 30 metros.
¿Tarda sólo seis semanas en crecer?
No, en realidad, se toma siete años para crecer y seis semanas para desarrollarse. Durante los primeros años de aparente inactividad, este bambú genera un complejo sistema de raíces que le permiten sostener el crecimiento que vendrá después.”

Increíble, ¿verdad? Esto es una demostración de que cuando no ocurre lo que queremos y estamos haciendo lo posible para que suceda, no quiere decir que no esté pasando nada, en el trayecto de conseguirlo vamos creciendo y en el momento de encontrarlo estaremos lo suficientemente preparados/as para  ello.

Sin comentarios