27 sep

TRES

Tres veces he tenido que empezar a escribir líneas sobre ti para que mi subconsciente no me haga empezarlas con un “no”. Si hablo sobre ti prefiero empezar con un “tres” que con un “no”.

Ángel en la playaTres sería el número que cumpliríamos si quisiera volver a verte. Tres sería el número de días que habría caído en tus labios si me dejase llevar más allá del mundo consciente y me moviese sólo por las ganas que tengo de volverte a ver; de volverte a sentir entre mis brazos; de volverte a mirar hablándote sin hablar y escuchando una vez más eso que me dices sin pensar… cuando te pones serio y me preguntas sin que yo te pueda contestar: ¿Sabes que estamos destinados a esto, verdad? Contesto un “sí”, pero sólo para mis adentros mientras te vuelvo a besar y me pregunto cuánto tiempo ha de pasar para que te atrevas a desvelar que aún tienen algo dentro que no me has querido contar… Y, sin preguntar, observo como te vuelves loco siempre que tu piel quiero rozar y me cuestiono si es que hay algo más que hará que algún día te llegues a sincerar.

Son cosas que no se pueden controlar: mirarte y no temblar, besarte y no suspirar, que cierres los ojos y no cuestionar.

Me ducho y trato de que parte de mi atracción por ti se escurra con el agua, aún sabiendo que sólo se purificará.

Y si duermo a tu lado… es sólo tumbarse a esperar.

SouqueS

Sin comentarios