13 abr

Si tienes claros cuáles son tus objetivos ya tienes la mayor parte del camino recorrido. ¿Quieres tener una pareja? ¿Quieres encontrar un trabajo? ¿Quieres encontrarte mejor físicamente? ¿Quieres ser más feliz? Etc.

Define tus objetivos y todos los pasos que tienes que dar que dar para llegar a ellos. Cuando tienes una meta clara el camino puede dar muchas vueltas pero siempre encontrarás el rumbo que debes de seguir, como un faro se lo recuerda a los marineros. La perseverancia y la constancia en los propósitos te ayudarán a conseguir lo que tanto anhelas. Disfruta del camino, aprende de cada acción, afronta los obstáculos como retos que te ayudan a crecer y disfruta del momento. Si en mitad del camino crees que el foco de atención ha cambiado y que tu meta es diferente a la que querías conseguir en un principio, toma la decisión de cambiar el rumbo y alégrate de haberte dado cuenta de ello, disfruta de la flexibilidad!

Aunque parezca contradictorio, perseguir un objetivo con todas nuestras fuerzas en ocasiones nos hace darnos cuentas que la meta a la que realmente queremos llegar es diferente de lo que pensábamos, pero es necesario perseguir ese primer objetivo para darnos cuenta de ello. Todo pasa por algo :)

La frase de vida de la imagen de hoy nos gusta porque nos recuerda que si siempre hacemos las mismas cosas es muy difícil que cambien los resultados, por lo que  si ansiamos cambios en nuestras vidas tenemos que provocar los cambios nosotros, muchas veces debemos comenzar a nivel interno para poder observarlos en el exterior:

Corre detrás de tus objetivos, el día no va a ser diferente si tú no lo haces diferente.

Imagen con frase de vida